¿Qué nociones básicas se necesita para interpretar un manuscrito?

Antes de aprender grafología me aventuraba a descifrar mi letra sobre rasgos aislados. Si leía que el escribir una determinada letra de una u otra forma significaba esto o aquello, yo le atribuía ese valor sin mayor conocimiento.

Poco a poco y aplicándome mucho, yendo a clases, practicando y devorando los mejores libros de esta materia, el lenguaje de la grafología se hizo entendible para mí.

¿Qué tuve que entender?

Que el análisis de un escrito no se basa en interpretaciones aisladas. Mas bien, se compone de varias partes que, al entenderlas por separado, después se unen para realizar un correcto análisis.

¿Quién dispuso esas leyes interpretativas?

Tal como indica Mauricio Xandró en su libro de Grafología para todos el ABC de la grafología clásica lo constituye el material que dispuso  Crepieux-Jamin en siete agrupaciones y que modernamente hemos variado a ocho.

¿Cuáles son esas partes?

  • El orden de un escrito.
  • El tamaño de la letra.
  • La presión con que se ejecuta el útil utilizado para escribir.
  • La forma que tiene la grafía.
  • La cohesión (unión) de unas letras a otras.
  • La inclinación de la letra.
  • La dirección de los renglones y
  • La velocidad con la que el manuscrito está escrito.

 

¿Qué significado tiene cada una de las partes?

Para exponerlo he seleccionado tres libros de grafología donde transcribo las explicaciones de cada ley interpretativa y aporto mi conclusión y aprendizaje.

Los tres libros recomendables son:

 

ORDEN

 

Indica la capacidad organizativa en las ideas, de su adaptación a un orden o a los deberes sociales y también la imagen de la pulcritud de que es capaz.

Aquí se ve la capacidad de organización, el orden interior y exterior, el método, la exactitud y el buen sentido que el sujeto tiene en su apreciación de las cosas, así como su pulcritud e inclusive su ética individual. (Augusto Vels)

El orden es una visión panorámica de cómo se siente y se sitúa la persona ante la vida y frente a lo que le rodea.

El orden interno de la persona se observa en la legibilidad, la ejecución y la distribución del texto. El orden de los márgenes indica cuál es la ubicación psicológica de la persona frente a las personas y circunstancias que le rodean.

Cuanto más claro se escribe, con más lucidez se piensa y con más nitidez se actúa.

La ejecución indica que cuanto “mejor letra” tenga, mejor hacen lo que se plantean. Señalando un carácter más estable, constante y tenaz. (José Javier Simón)

Capacidad de organización y de adaptación. Indica la aptitud para acomodarse a las reglas de convención social o su inadaptación. Posibilidad o no de ordenar sus pensamientos. (Susana Tesouro)

En conclusión, el orden del escrito nos indica como se siente el escribiente frente al mundo. Cómo piensa y actúa tanto internamente, consigo mismo, como con los demás. En este apartado se puede ver la claridad o no, en las ideas y pensamientos.

 

 

TAMAÑO

grafología

El tamaño de las letras traduce el nivel de expansión de las tendencias, impulsos, necesidades y el concepto autoestimativo. (Augusto Vels)

Si el tamaño es grande considera las situaciones de forma general (generalización). Si el tamaño es pequeño tiene más en cuenta los detalles (detallismo). Siendo grande la letra: más capacidad de trabajo, grado de concentración, iniciativa, extraversión y energía del individuo. Por ende, mayor autoestima. Todo lo contrario si es letra más pequeña. (Jose Javier Simón)

Indica la expansión de las tendencias, impulsos y necesidades del escribiente y la irradiación de su energía, como también la idea que tiene de sí mismo. (Susana Tesouro)

En conclusión, el tamaño nos indica el autoconcepto del escribiente, así como hacia donde se inclinan sus deseos y motivaciones.

 

PRESIÓN

Grafología

La tensión, la profundidad, el peso y la intensidad de color (relieve) de cada trazo son un exponente del nivel de firmeza, peso, profundidad y relieve de la personalidad en sus distintos planos.

Valorar la energía latente en cada trazo o conjunto de trazos, es valorar la fuerza de las tendencias del instinto, de sentimiento y de la voluntad, así como el nivel de salud. (Augusto Vels)

Es el claro exponente del nivel de energía general del que está dotada la persona. Mide también el grado de intro-extraversión de la persona, el realismo o el idealismo. (Jose Javier Simón)

La presión en el grafismo indica la energía de las tendencias, del sentimiento, de la voluntad y del instinto del escribiente. Nos habla del nivel de posibilidad de realización y de productividad de la personalidad. (Susana Tesouro)

En conclusión, en la presión se ve la energía y vitalidad, comprendiendo la fuerza o la debilidad para llevar a cabo las acciones, pensamientos y motivaciones.

 

FORMA

Grafología

La forma o estructura general del grafismo traduce en qué medida el sujeto manifiesta su libertad, individualidad y capacidad creativa o se somete a la lógica de las cuestiones formales, permaneciendo fiel a las influencias educativas, a las normas, convencionalismos y utilitarismos sociales, es decir, expresa los intereses y preocupaciones más sobresalientes y el simbolismo de ciertos estados anímicos y deformaciones del cuerpo.  (…) Tendencia a representar el mismo “disfraz” que se utiliza para hacer frente a las necesidades sociales o a las amenazas que pueden surgir de fuera. (Augusto Vels)

La forma que adopta la escritura de una persona es una expresión de su apariencia externa, representando, por tanto, la imagen que damos de nosotros mismos hacia los demás. (Jose Javier Simón)

Indica los modales, el nivel cultural, los intereses y ocupaciones, la forma de ponerlos en práctica e incluso los estados del ánimo con respecto a lograr o no sus ambiciones e ideales. Representa el conjunto de las tendencias que muchas veces disimula es su comportamiento social. (Susana Tesouro)

En conclusión, la forma muestra cómo la persona se presenta en la vida conforme a su cultura, aprendizaje y experiencias.

 

COHESIÓN

grafología

Indica el grado de unión, de homogeneidad, de perseverancia y de estabilidad en las ideas y en el modo de ser y de hacer. (Augusto Vels)

Se relaciona con una serie de aspectos tanto en lo que a inteligencia se refiere, como al capítulo de aptitudes o a los factores de personalidad propiamente dichos.

En relación con la inteligencia se puede decir que una mayor cohesión está vinculado a una superior velocidad de los procesos mentales, disminuyendo la capacidad reflexiva.

La unión favorece la capacidad de razonamiento lógico, mientras que la separación de los mismos está más de acuerdo con la captación intuitiva de las situaciones.

Mayor cohesión es igual a mayor constancia en sus actividades, sin necesidad de establecer pausas más o menos prolongadas.

Habla de la capacidad de inicitativa y hasta la de decisión cuanto más cohesionada sea. Habla también de la alta cohesión indica extraversión.

Capacidad de relación social cuanto más unida esté.

Altruismo cuanto más unido esté. (Jose Javier Simón)

La continuidad indica el tipo de inteligencia del escribiente: su capacidad para concatenar ideas, su intuición y la posibilidad de combinar ambos tipos de recursos. (Susana Tesouro)

Deducimos que la cohesión es la expresión máxima de la perseverancia y la capacidad de razonamiento lógico.

 

INCLINACIÓN

grafología

Refleja en qué medida siente el sujeto la necesidad de vinculación, de participación, de contacto o de la presencia de otros para satisfacer impulsos del sentimiento o de la esfera sensorial, según predomine el sentimiento o la sensación en el sentido de Jung. Según los diversos grados de inclinación, tendremos esta necesidad contenida, dominada, moderada, rechazada o en lucha. (Augusto Vels)

Está relacionada con la capacidad de relación con los otros. Habla de la predisposición a contactar con los demás de forma más o menos afectiva. Por eso se relaciona directamente con la afectividad.

Capacidad de iniciativa, el grado de introversión frente al de extraversión, así como las posibilidades de relacionarse socialmente.

Capacidad de reflexión, así como la intuir frente a utilizar la lógica.

Habla del autocontrol. (Jose Javier Simón)

Indica la necesidad de contactarse con los demás; puede ser espontánea y natural, contenida, inhibida, ambivalente o rechazada. (Susana Tesouro)

Entonces identificamos en la inclinación la necesidad de vinculación con los otros, la necesidad de satisfacer los impulsos y la capacidad de acción.

 

DIRECCIÓN DE LÍNEAS

Grafología

 

La dirección de líneas es, en el grafismo, el reflejo de las fluctuaciones del ánimo, del humor y de la voluntad.

La línea expresa el modo como afronta el escritor los obstáculos que se interponen a los objetivos deseados. ¿Los afronta con serenidad, nerviosamente, con ardor y confianza o con la inseguridad del que duda poder llegar?…

La dirección de líneas pone de relieve el grado de madurez, de estabilidad y constancia de carácter, en los gustos, en las convicciones, en la consecución de objetivos, en los principios morales y en la conducta. (Augusto Vels)

Tradicionalmente se dice que los renglones ascendentes corresponden a personas optimistas, mientras que las caídas de los mismos están de acuerdo con actitudes más o menos pesimistas. Y desde luego que eso es cierto y conviene tenerlo muy en cuenta, aunque hay que considerar si es realmente la tendencia natural de la persona al escribir o se trata de un estado más o menos pasajero.

Una forma plástica de verlo sería pensar que los renglones de la escritura son auténticas “barras” que soportan el peso de las dificultades que la vida nos plantea. Las personas capaces de resistir los embates del destino conseguirán que sus renglones sean ascendentes o –al menos- horizontales, mientras que los que se dejan llevar por la desilusión no podrán evitar la caída más o menos pronunciada de sus líneas. (José Javier Simón)

La dirección del grafismo indica las variaciones de ánimo, de humor y de voluntad del escribiente. Es el reflejo de la estabilidad, la constancia y el grado de madurez en los principios que rigen la conducta, los principios morales y convicciones.

Esta ley de Interpretación brinda aportes muy importantes para la grafología emocional por toda la carga emotiva que su análisis conlleva. (Susana Tesouro)

Observamos que la dirección de líneas indica el estado anímico del autor en el momento de la muestra escritural, además de la constancia conductual y de carácter.

 

VELOCIDAD

grafología

Aunque “no se puede establecer una tipología satisfactoria del dinamismo” (Pulver), la rapidez de los movimientos gráficos está íntimamente ligada con la actividad, con la inteligencia, con el temperamento y con la imaginación.

La rapidez de la escritura señala el tiempo habitual de reacción, es decir, la celeridad con que son resueltas las tareas (ya se trate de tareas intelectuales o manuales o de las dos a la vez). Este aspecto gráfico se enfoca principalmente en el nivel de inteligencia y el rendimiento profesional. (Augusto Vels)

Cuando escribimos lo hacemos con una determinada cadencia, trazando los rasgos de las letras con mayor o menos rapidez, unos recreándose en la escritura, otros intentando acabar lo más pronto posible, algunos escribiendo sin parar, otros haciendo pausas más o menos largas y frecuentes, etc.

Esta cadencia de la escritura nos va a determinar la mayor o menor rapidez con que se desenvuelve la persona que escribe, los intervalos o descansos que se toma al hacer “no importa qué” y, en definitiva, su ritmo vital.

También se pueden apreciar otros aspectos, tales como si la persona actúa rápido o lento en aquello que realiza de forma puntual, es decir, en los pequeños detalles o partes que integran la totalidad de una tarea, lo mismo que su eficacia general en la realización de las mismas. (Jose Javier Simón)

La velocidad del grafismo indica el nivel de inteligencia del escribiente, el ritmo con que desarrolla la actividad y, es la manifestación de su temperamento, de sus tendencias, impulsos y carácter. (Susana Tesouro)

Finalizando extraemos que la velocidad es un indicativo de la actividad del escribiente, así como de la inteligencia, la fortaleza de carácter y el control de sus tendencias.

 

 

¿Para qué existen las ocho leyes grafológicas?

El baile de estas 8 leyes interpretativas nos permite conocer el carácter y personalidad de un texto manuscrito. Es importante conocer estas leyes para poder realizar un análisis grafológico válido y profesional.

Si quieres obtener un informe detallado de tu personalidad o de alguien en particular, puedes ponerte en contacto conmigo a evaherrerac@gmail.com y te indicaré lo necesario para que me hagas llegar tu escrito.

Muchas gracias por compartir

 

 

 

 

Más grafología en